Nacer muerto

En derecho civil la personalidad de las personas jurídicas, esto es la capacidad de hacer, viene determinada por las reglas que las establecen. Por eso cuando supe de la existencia del “observatorio de la profesión”, quise saber cuáles eran sus cometidos y funciones, para lo que me leí  su reglamento y tras lo cual pude concluir lo antes dicho: Nace muerto.

 

Para llegar a tal resoluta conclusión me basto con leer los dos primeros artículos de las normas de su reglamento, que dicen asi :

 

“Art. 1º.- El Observatorio de la profesión tiene por finalidad informar al Presidente del Consejo General de las circunstancias que conforman el desarrollo de la profesión de Graduado Social, tanto en nuestro país, como en el extranjero.

Art. 2º.- El Observatorio es un órgano independiente del Pleno del Consejo General que depende directamente del Presidente, y estará formado por tantas personas como éste acuerde, bien sea Presidente de Colegio, miembro de Junta de Gobierno o Graduado Social sin cargo colegial.”

 

No hay que ser un lector demasiado perspicaz para darse cuenta que en la medida que el observatorio tiene como misión informar al presidente del consejo y no directamente al consejo, como seria los estatutariamente establecido (ver los Artículos 71 y 72  de los Estatutos) va estar condicionado por el parecer del presidente que sin duda filtrara toda aquella información que no crea conveniente que se pueda saber, pues sabido es que controlar la información es un ejercicio de poder.

 

Sabido es que Javier San Martin gusta de contar lo que quiere y como él quiere, que se afana en mantener un panorama irreal de la profesión, empezando por decir que somos 25.000 profesionales, cuando las cuentas dicen que somos apenas 9.000 los que trasmitimos por el sistema RED y que con los no ejercientes rozamos sin llegar a los 15.000.

 

Crear un órgano que estudie y analice la realidad de nuestra profesión en el momento actual, su evolución en los últimos años, y su proyección futura, que son los objetivos declarados del dicho “Observatorio de la profesión” para luego decírselo a el presidente de consejo y que él decida que nos cuenta, es simplemente abonar la posibilidad de  que todos sus estudios y análisis sean manipulados o maquillados por quien estatutariamente está subordinado al consejo general, esto es la asamblea de los presidentes de los colegios.

 

De ahí mi convencimiento de que este “Observatorio de la profesión” nace muerto en cuanto a resultados reales, eso si  a sus miembros, nombrados a dedo por el compañero Javier San Martin, de momento ya les ha dado la oportunidad de hacerse, como no, la correspondiente foto.

Eugenio de la Cruz Silva

 

 

 

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

2 Responses to “Nacer muerto”

  1. Hombre, estaría bueno que desde economía, se permitiese la colegiación obligatoría en esta moficación y dentro de unos meses se desdijera, prohibiéndola.

    Los abogados y graduados sociales tendremos la colegiación obligatoria, a las pruebas me remito.

    • Sobre la modificación estatutaria:

      En declaraciones para Legal Today de Francisco Javier San Martín, Presidente del Consejo General de Graduados Sociales, “esto constituye un acto de reconocimiento no sólo a la profesión de Graduado Social, sino también a la permanencia de los Colegios Profesionales en el ordenamiento jurídico. En un momento en el que se debate acerca de la colegiación obligatoria, la aprobación de estos Estatutos significa para el Colectivo el reconocimiento por el Estado de la necesidad de colegiación de aquellos que ejercen esta profesión, al igual que aquellas que podemos denominar jurídicas, tales como Abogados y Procuradores, y que junto a los Graduados Sociales hacen de estas tres profesiones liberales el grupo de las profesiones jurídicas”.

      Es obvio que el Presidente sabe más de lo que dice sino no se mojaría tanto.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.